Observan la naturaleza para construir nuevos entornos

  • El cauce de un río rompe un muro de roca en la antigua instalación de leopardos de BIOPARC Fuengirola creando una totalmente nueva.

  • El concepto de zooinmersión impregna la última reforma que ha inaugurado el parque malagueño dando continuidad a la experiencia diferencial que ofrecen las selvas tropicales de BIOPARC Fuengirola.

Bioparc Fuengirola, 9 de agosto de 2018. Lo que sucede con normalidad en la naturaleza, también puede ocurrir en BIOPARC Fuengirola. Cascadas, islas, troncos caídos, riberas, cuevas, minas abandonadas, templos inundados por la selva y otros elementos conforman el recorrido del parque malagueño y las instalaciones de sus más de 200 especies. Ahora la recreación del efecto que causa el paso de un río al romper un muro de roca es el concepto de la recién inaugurada instalación para leopardos.

Recientemente han culminado las últimas obras que BIOPARC Fuengirola, el parque más visitado de Andalucía, inició a mediados de abril. Con el objetivo de adaptar la instalación de gorilas para un grupo reproductor, acoger nuevas especies de aves exóticas y aumentar el área de leopardos, BIOPARC Fuengirola anunciaba en primavera tres de las trece reformas que ha realizado desde su apertura, incluyendo las dos ampliaciones realizadas en 2003 y en 2015.

En estos meses, arquitectos, obreros, veterinarios, técnicos del equipo de zoología, tematizadores y hasta personal de tecnología y electricidad han trabajado para crear una instalación seis veces mayor que la anterior con el objetivo de mejorar el bienestar de los animales que alberga, leopardos de Sri Lanka.

Aplicando el concepto de zooinmersión en toda su esencia, en esta área el equipo de profesionales a recreado una escena natural en la que un muro de roca es roto por el cauce de un río creando fosos en rocas erosionadas, dejando crecer nueva vegetación y altos troncos de árboles centenarios y desplazando las rocas del muro por su cauce que continua en la recién reformada instalación de gorilas, instalación adyacente. El resultado es una visión de continuidad visual en la que las sensaciones son contrarias: parece que lo construido es el camino de los visitantes y no los entornos de los animales.

El trabajo de los veterinarios, técnicos y zoológos ha sido fundamental en el diseño de la instalación. Los leopardos, a diferencia de otros felinos como tigres o leones, son de hábitos arbóreos y grandes trepadores, con lo que pasan gran parte del tiempo en las alturas y entre las sombras de grandes árboles. Este conocimiento ha determinado el desarrollo de la instalación, que además de crecer en extensión, ha crecido en volumen incorporando numerosas ramas a diferentes alturas, siendo las más altas de hasta doce metros y creando puntos de visión totalmente novedosos en BIOPARC Fuengirola, ya que los visitantes pueden observar a los leopardos desde una visión prácticamente vertical.

 

Conservación exsitu de la Panthera pardus kotiya

BIOPARC Fuengirola colabora en la conservación del leopardo desde su apertura en 2001. Esta especie, aunque es un predador, la caza furtiva y la pérdida de hábitat lo han situado como especie en riesgo de amenaza siendo la subespecie que alberga el parque una de las más críticas, la Panthera pardus kotiya. BIOPARC Fuengirola colabora en el programa de conservación europeo de la Asociación Europea de Zoos y Acuarios (EAZA) y participa en el Comité de conservación de Leopardos de Sri Lanka del mismo organismo.

 

DEJA TUS COMENTARIOS