Bioparc Fuengirola, el pulmón de la ciudad

  • Bioparc Fuengirola es un espacio vital para la mejora de la calidad del aire en el núcleo urbano.
  • El 5% de la población mundial sufre enfermedades respiratorias a causa de la contaminación.

Situado en el centro de Fuengirola (Málaga), Bioparc Fuengirola cuenta con un emplazamiento único dentro de los parques de animales. Esta posición hace que la ciudad costasoleña tenga uno de los espacios de mayor riqueza vegetal dentro de un núcleo urbano. Bioparc Fuengirola además de ser un parque de animales, donde se promueve la conservación la educación y el cuidado de la naturaleza, también es un lugar de inmensa vida vegetal. En él existen casi 100 especies diferentes, entre árboles y plantas, además de gramíneas y leguminosas que pueblan el parque, comprendiendo las zonas vegetales el 85% del territorio de Bioparc Fuengirola.

Desde el ficus centenario que encarama sus raíces aéreas por encima del lago de cocodrilos, pasando por las chorisias que protegen sus troncos con aguijones cónicos, o la dama de noche, que endulza el aire con la caída del sol en la época estival, Bioparc Fuengirola es un referente en cuanto a vida vegetal se refiere.

Por su concepción arquitectónica de zoo-inmersión, los árboles y plantas cobran una importancia fundamental como límites naturales de los hábitats de los animales. Junto al agua, la vegetación es un elemento esencial para la experiencia del parque, por ello, Bioparc Fuengirola dispone de un equipo especializado de jardinería solo destinado al cuidado y bienestar de toda la flora del parque.

Pero Bioparc Fuengirola no solo es un referente en cuanto a la exposición de esta riqueza vegetal, estar situado en el centro urbano de Fuengirola le convierte en el pulmón de la ciudad. Un espacio verde de gran valor no solo ecológico, sino también para la salud de los habitantes de Fuengirola, en un momento donde el cambio climático es uno de los problemas más importantes a los que tiene que enfrentarse el ser humano.

Mejorando el aire de la ciudad

La tala y destrucción de bosques y selvas en uno de los factores más importantes en el calentamiento del planeta. Cada año son talados 15 mil millones de árboles y se estima que ya han desaparecido el 46% de los árboles del planeta. La deforestación es un problema muy grave en la actualidad, puesto que diferentes tipos de bosques o terrenos forestales son destruidos de forma indiscriminada para beneficio de diversas actividades como terrenos para la agricultura y ganadería la venta de madera para distintos útiles y objetos cotidianos.

Esto no solo origina la destrucción de los hábitats de un gran número de especies animales, muchas de ellas comprendidas en los programas de conservación europeos en los que colabora Bioparc Fuengirola, sino que tiene un efecto dramático en el medio ambiente y en la salud de todos los seres vivos, sobre todo por la imposibilidad de reducir los gases contaminantes en el aire y las consecuentes graves enfermedades que esto produce.

Según un estudio de la Universidad George Washington se ha cuantificado que cada año de 9 a 33 millones de visitas a las urgencias de los hospitales están provocadas por el asma que produce respirar el aire contaminado de las emisiones de los vehículos. El asma es la enfermedad respiratoria crónica más prevalente en el mundo ya que afecta a casi 358 millones de personas. El estudio antes mencionado afirma que la contaminación del aire es el principal factor de riesgo para la salud a escala mundial.

Por ello, zonas de riqueza vegetal como Bioparc Fuengirola producen un inmenso beneficio para ciudades como Fuengirola. Primero por la reducción de los gases contaminantes, tan perjudiciales para la salud de los seres vivos, ya que un grupo de árboles desciende la contaminación por partículas entre un 9% y 13%, y la contaminación del suelo es entre un 27% y 42% menor que en un área abierta y sin árboles.

Asimismo, toda esta riqueza vegetal regula la temperatura en el ambiente, un solo árbol hace la misma labor que 10 máquinas de aire acondicionado, tanto es así, que Bioparc Fuengirola cuenta con dos grados de temperatura menos en su interior en verano en comparación con el resto de la ciudad. Además, sirve de espacio de anidamiento de un gran número de especies de aves autóctonas de la zona, como el mirlo común.

La cada vez más globalizada sociedad impide que la naturaleza esté presente en el día a día de las personas. Parques de animales como Bioparc Fuengirola son un ejemplo no solo del cuidado y conservación de especies animales y vegetales, también son un reflejo de que nuestras ciudades pueden ser un lugar donde la gente consiga vivir en armonía con la naturaleza, donde tener una vida más saludable y una mayor concienciación del cuidado del planeta.

 

DEJA TUS COMENTARIOS