El bueno de Echo conquista a Kim

  • El equipo de técnicos, cuidadores y veterinarios de Bioparc Fuengirola valora muy positivamente el buen carácter del joven gorila que llegó a las instalaciones hace tres semanas
  • El objetivo es que Kim, la hembra que habita en el parque desde 2004 y que se ha apoderado de las instalaciones tras la pérdida de Ernst, acepte al gorila.

Desde que llegara Echo la primera semana de mayo, todo ha sido muy fácil. Un equipo de Bioparc Fuengirola se trasladó al zoo de Kolmärden para conocer todos los detalles sobre los hábitos del joven gorila antes de su traslado para poder llevar a cabo un trabajo de continuidad en la rutina del gorila una vez estuviera en Fuengirola y así favorecer su introducción.

Este trabajo de los profesionales del parque malagueño junto al buen carácter del joven gorila ha dado frutos desde el mismo día en que llegó. Echo, que resulta ser un gorila muy inteligente, reconoce al equipo de zoología, se ha adaptado totalmente a su presencia y responde a los entrenamientos médicos con diferentes profesionales del departamento.

En paralelo a este proceso de adaptación con el equipo humano, el gorila tiene que ser aceptado por la hembra, Kim, que habita en Bioparc Fuengirola desde 2004. Esta gorila de 48 años, perdió a su compañero de valle hace meses, Ernst, con lo que su carácter se ha endurecido y se ha vuelto más dominante durante este tiempo. La introducción con Echo está llevando semanas:  primero se olieron, luego se vieron en la distancia, después han podido tocarse a través de medidas de seguridad y desde hace días empiezan a interactuar sin barreras. Echo, para la sorpresa de todo el equipo, se está ganando a Kim aceptando su carácter y creando una relación en la que ya se buscan y disfrutan mutuamente de la compañía del otro, cuando podría comportarse como un macho dominante y haber provocado encuentros violentos. El siguiente paso de su adaptación será descubrir las instalaciones exteriores donde los visitantes podrán conocer a Echo.

Se trata de un proceso aparentemente sencillo que exige altas medidas de seguridad, basadas en la observación y monitorización de las instalaciones. En este tipo de introducciones, son varios los organismos involucrados: desde la EAZA, el programa de conservación de le especie hasta los parques implicados en el traslado, ya que toda la información que pueda ser útil en la adaptación del grupo es fundamental.

En enero, Bioparc Fuengirola se convirtió en uno de los cinco parques de animales en España y el único en Andalucía, autorizados por la Asociación Europea de Zoos y Acuarios para albergar a un grupo reproductor de gorilas y reproducirlo. Esta misión está llena de retos que el parque malagueño ha ido afrontando desde que conoció la gran noticia con mucha ilusión. Primero han transformado las instalaciones para acoger al nuevo grupo reproductor, ampliando las zonas de recorrido y asegurando las zonas acuáticas y ahora con la llegada de Echo y su introducción con la hembra Kim, el parque malagueño se encuentra a mitad de camino de completar el proceso y contar con todo el grupo reproductor en sus instalaciones a falta de recibir dos hembras más.

Bioparc Fuengirola colabora en la conservación de gorilas desde 2004. Entonces, su función consistía en acoger gorilas adultos que habían sido rechazados por sus grupos tras haber superado la edad de reproducción, tal y como ocurre en la naturaleza sobre todo con los machos. Con Kim, Ernst y Sara, que falleció en 2008, el parque malagueño ha adquirido un gran conocimiento sobre el comportamiento de gorilas y esto les ha permitido tener ahora un papel más activo en el programa de conservación de gorilas, acogiendo un grupo reproductor.

La conservación de especies es vital para el equilibrio de los ecosistemas que conocemos hoy día. La desaparición de especies provoca desequilibrios en los mismos y termina transformándolos. El gorila es una de las diez especies de primates más amenazadas del mundo, con lo que el compromiso del parque malagueño en la conservación de la especie es total, al igual que con otras especies con las que trabaja Bioparc Fuengirola. En paralelo a la conversación que desarrolla el parque malagueño de forma “exsitu” a través de su fundación, el parque colabora en un programa de conservación “in-situ” del Bosque Ebo, en Camerún, África, donde habita un grupo de gorilas que se cree único ya que fue avistado por primera vez en 2002 totalmente separado de las principales poblaciones de gorilas pudiéndose tratar incluso de una subespecie totalmente nueva.

 

Más información:

Conoce a Echo

Vamos a por Echo

Transformación de Bioparc Fuengriola Vol.2 

Programa de conservación en el Bosque Ebo, Camerún (África)

DEJA TUS COMENTARIOS