Tasha, mami y tatarabuela

Tasha, mami y tatarabuela

  • Tasha, hembra de lemur catta, vuelve a ser mami de mellizos y además este año estrena roll de tatarabuela
  • Las crías nacieron el 27 de marzo y ya pueden verse recorriendo la isla de Madagascar abrazadas a su madre

En el equipo de zoología ya están acostumbrados. Tasha, hembra de Lemur Catta o lemur de cola anillada, ha vuelto a ser mami una primavera más. Pero se siguen sorprendiendo por su alta fertilidad. Ha vuelto a ser madre de mellizos. En 2015 tuvo trillizos y en sus 12 años de edad fértil, Tasha ha tenido hasta 23 crías, lo cual la ha convertido en mamá, abuela, bisabuela y, este año, por primera vez es tatarabuela con un tataranieto nacido en Lavillenie, Francia.

Las crías nacieron el 27 de marzo y el departamento de zoología y veterinaria de Bioparc Fuengirola  confirman que ambas se encuentran en perfecto estado. Estos casos desde el punto de vista veterinario tienen cierta complejidad ya que las crías nada más nacer se agarran al pelo de su madre y no se separan de ella, con los que los únicos exámenes son a través de la observación hasta que las crías lleguen a ser más independientes.

El comportamiento en la crianza

Los grupos de lemur de cola anillada establecen grupos matriarcales en los cuales solo las hembras y los machos dominantes se reproducen, un comportamiento habitual en otros primates como los cercopitecos de braza o las suricatas. Y, aunque esto no impide que haya otras hembras o machos reproductores, en el caso de Tasha en Bioparc Fuengirola, este año no ha tenido rival.  Además, otro de los comportamientos comunes en primates es que las hembras jóvenes ayudan a la madre y colaboran en la crianza de los mellizos. Algo fundamental porque en primates este tipo de comportamiento se adquiere con la experiencia, es decir, se trata de un comportamiento adquirido. De la misma forma Tasha en su día aprendió de otras madres cómo cuidar se sus crías.

Desde el primer día las crías pueden verse con la madre y sus ‘titas’ en la isla de Madagascar desde los miradores y en las visitas guiadas que el parque realiza a lo largo del día de forma regular. Se abrazan, dan pequeños saltos y son fácilmente reconocibles. Tienen las orejas grandes y sorprende contar en sus pequeñas colas a tan temprana edad los 14 anillos que tanto identifica a la especie.

Además, en el parque puede conocerse a Kalimantan, cría de orangután de Borneo que el 12 de abril de este año cumplió un año y a Nimba, cría de hipopótamo pigmeo con apenas tiene 8 meses. Seguramente una visita a Bioparc Fuengirola se convierta en algo más que una visita.

Conservación de la especie

Aunque no se trata de una de las especies más amenazadas, en Bioparc Fuengirola no le quitan ojo y desde su apertura en 2001 colabora en el programa de conservación europeo de cría “ex situ” ESB (European Studbook) junto a otras tres especies de lémur que sí requieren programas más exhaustivos de cría, como es el caso del lémur rojo que se encuentra entre las 10 especies de monos más amenazadas del mundo, al borde de la extinción en libertad.